lunes, 17 de marzo de 2008

LUGARES PÚBLICOS EN TRUPÁN
(extraído del libro "Trupán : Pasado y Presente de mi Pueblo" de César Biernay Arriagada)


"La historia de Trupán se ha construido en los espacios públicos. Los grandes episodios que han marcado la historia de la comunidad se han desarrollado en los espacios que son de todos.

"Los espacios públicos en Trupán son lugares propicios para el desarrollo de su cultura, pues estos lugares contribuyen a darle sentido a nuestra vida en comunidad. Nos hace uno sólo, con elementos que nos identifican.


"Por esta razón se dibuja la iglesia, el muelle o la laguna en las artesanías que se elaboran y comercializan en nuestro pueblo, ya que estos elementos nos identifican y son, en definitiva, lo que simboliza un ‘Recuerdo de Trupán’.

"La calidad de los lugares públicos en Trupán, como el teatro y la plaza, como asimismo la multiplicación y accesibilidad de estos espacios, definirán en buena medida el progreso del pueblo.

"Los usos y actividades que acontecen en estos espacios, como las carreras de caballos o los desfiles, constituyen un excelente indicador para determinar los grados de integración social en los trupanenses, los alcances del sentido de pertenencia y las capacidades de apropiación de los lugares públicos.

"Estos espacios son un factor de patrimonio y de identidad, y contribuyen a preservar un capital social acumulado con los años. Esto justifica mi reconocido temor a que afuerinos sin criterio rayen nuestro muelle o la plaza con pintura en spray. Atentar contra los lugares públicos es atentar contra nuestra propia integridad.

__
El espíritu de estas líneas es una invitación a conocer mejor nuestro pueblo y detenernos en lo maravilloso de nuestro paisaje.
____

2 comentarios:

Apuntes académicos dijo...

Buena crónica, buen libro.

Saludos


Richard

Anónimo dijo...

Felicitacines por la crónica, de verdad que nos toca mucho, ya que cuando se está lejos, dariamos cualquier cosa por estar allá y darnos el tiempo de recorrer cada lugar, cada calle recordando su gente, nuestro pasado, pero lamentablemente nos hemos acostumbrado a la prisa de la ciudad, vivimos corriendo y cuando tenemos la oportunidad de visitar Trupán el tiempo nos pilla y nos regresamos con la pena de no haber podido disfrutar esos paisajes, o compartir más con quienes un día nos vieron crecer y también con la pena de haber visto un Trupán resignado al paso del tiempo, pero pese a todo Trupán siempre será único por la calides de su gente y lo maravilloso y auténtico de su naturaleza, ojalá los lugares públicos que quedan, no se pierdan como se perdió La estación de Ferrocarriles y El Correo.
Un saludo cariñoso a todos los Trupaninos que visitan este blog.

Chany.